Maternidad y Crianza

Un verano para aprender

Creo que mi aprendizaje de este verano ha llegado esta semana. Haciendo balance de lo que ha sido este tiempo, me he dado cuenta de que he aprendido más estos días que en los últimos meses. Después de unas vacaciones increíbles en Copenhague, donde me encontraba en mi salsa, disfrutando del diseño como cultura, llegó el bajón. Estuve unos días en familia en la montaña, cerquita de Barcelona. Fueron unos días tranquilos, de excursiones, naturaleza y vida familiar.

Lo cierto es que el cambio fue drástico. Pasé de no parar en todo el día a tener poco que hacer. Acumulaba además mucho estrés prevacacional (creo que nunca he trabajado tanto en mi vida, como el pasado mes de Julio). Bueno, a nadie le gustan los cambios. Y las personas hiperactivas como yo, eso de no hacer nada lo llevamos bastante mal. Así que me refugié en la idea de volver a Barcelona al cabo unos días y ponerme a trabajar. Ilusa de mi, no conté con que me acompaña una niña de 4 años, que antes de las vacaciones me dejaba trabajar. Pero que después de tener a su madre disponible 24 horas, no está dispuesta a aceptar un no por respuesta y a contentarse con sus muñecas…

un-verano-para-aprender

Así que, dejando fluir los acontecimientos en su forma más natural, me he resignado a ampliar un poquito más estas vacaciones. He reordenado mis prioridades, una vez más. Y le he dado la importancia que se merece a esta maternidad que me ha tocado vivir. Y, automáticamente, he sido feliz. Hago lo que puedo, no he dejado de trabajar. Pero mi actitud es tranquila. Yo las llamo semi-vacaciones (qué buen concepto, ¿verdad?). Será que, por fin, conseguí llevar una vida slow. Y será que me está gustando. No durará eternamente. Pero, mientras, la disfruto.

De nuevo, me considero afortunada por este aprendizaje que mi hija me ha regalado. Y me planteo de nuevo quién enseña más a quién en esta relación. Esto es, sin duda, un win win. Feliz fin de semana.

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Mirin
    28 agosto, 2015 at 9:53

    Pues sí que es verdad que a veces pasar de 100 a 10 cuesta un montón y no sabemos apreciar lo que tenemos al lado pero me alegro un montón que lo estés consiguiendo! Será que es posible pues! Yo sigo intentando encontrar este equilibro mágico entre familia-trabajo-yo misma, pero leerte me anima un montón! Gracias!
    Mirin

  • Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies