Sentirse perdida

Separarme con un bebé ha sido una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida. Y no es tanto una cuestión práctica. Porque tirar para adelante es fácil. Especialmente si no te queda otra opción. Cuando no puedes permitirte compadecerte de ti mismo, ni quedarte en la cama llorando, pues no lo haces.

Pero lo peor que recuerdo es la sensación de sentirse perdida. De haberme marcado un rumbo en la vida y que, más o menos de golpe, todo se derrumbe y tu camino se desvanezca. Es una especie de tristeza tranquila, de incertidumbre duradera… Es terrible. Porque sientes que te fallan los pilares que sostienen tu humilde vida.

alvaro_sanz

Pero poco a poco, sin darte demasiada cuenta, te vas trazando una nueva ruta y empiezas a avanzar. No sabes dónde te llevará, pero andas. Que al final es lo importante.

Aún así, el recuerdo de la incertidumbre asoma de vez en cuando a las puertas de tu corazón. Y un escalofrío recorre tu cuerpo. ¿Lo estaré haciendo bien? Es una responsabilidad tan grande que da vértigo pensarlo. Pero, de nuevo, no te queda otra. Hacerlo lo mejor posible, dentro de tu imperfección. Y dejar que el instinto y el amor te guíen. Como lo han venido haciendo hasta ahora.

Por cierto, la foto es de Álvaro Sanz. Estoy deseando que llegue el 28 de Marzo.

comenta

22 Comments

  • Ester
    17 enero, 2014
    reply

    Pues es como siempre que te planteas algo y sale mal.. Como dices siempre solo te queda seguir para delante. Ánimo que aunq no te conozco solo soy una seguidora creo q lo haces con corazón y muy bien . Así q sigue a delante y un besazo.creo totalmente eso de cuando una ventana se cierra de abren mil puertas.

  • 17 enero, 2014
    reply

    Buenas,

    En esta vida, muchas veces creemos que tenemos un camino ya hecho, ya prediseñado por nuestras elecciones, y eso nos proporciona seguridad.

    Cuando dicho camino varía, nos asusta y nos sentimos perdidas, pero cuando encima, tenemos un bebé, llega a ser agobiante.

    Lo único que puedes hacer es seguir andando, y no parar, seguir y seguir, ya se irá haciendo el camino poco a poco, y volverás a sentir esa seguridad.

    Ánimo!

    Pd: y si te sientes que flaqueas…. siempre te quedará Twitter y todas tus vecinas 🙂

  • supermama
    17 enero, 2014
    reply

    A veces tengo esa sensación aunque por otros motivos y da vértigo, es verdad, y si te paras a pensar no avanzas. Haces bien en caminar y no parar. Animo porque creo que tu actitud es positiva y te llevará a algo bueno seguro!

  • 17 enero, 2014
    reply

    Hola guapa, no tenia ni idea, lo siento. Imagino la gran decepcion y el agobio inicial, pero wow, tia, eres un hacha, lo haces fenomenal y eres una madraza! Me quito el sombrero!! Si te puedo ayudar en lo que sea, aqui me tienes!

  • Ana María
    17 enero, 2014
    reply

    Hola chiquilla,
    Pues aquí otra en la misma situación y con las mismas dudas que brotan de vez en cuando, afortunadamente no tanto como antes.
    Son las circunstancias que nos han tocado en suerte, ya que en esto de las parejas no manda sólo uno, y hay que hacerlo lo mejor posible.
    Yo todavía recibo críticas de vez en cuando sobre si lo estoy haciendo bien o mal, pero hace tiempo que hice propósito de dejar de flagelarme y echarme las culpas por todo, es lo que hay, y yo no decidí mi situación, así que la llevo de la mejor manera posible. No sé si es lo mejor o no, si soy perfecta o no, si lo podría hacer mejor o no, pero mi hijo es feliz y yo, aunque tengo mis momentos de dudas y de bajón, estoy mucho mejor que estaba. Eso es lo que me hace pensar que voy por el buen camino.
    Venga campeona, las dudas forman parte de esto de vivir y tomar decisiones, nadie dijo que iba a ser fácil 😉
    Ánimo que lo estamos haciendo bien.
    Un beso,
    Ana

  • tatiana rodriguez quintana
    17 enero, 2014
    reply

    Hace ya 16 años me vi en una situacio igual o parecida,muy dura es cierto,sola y con un bebe y un trabajo inestable.Hoy desde la distancia con otro niño ,una pareja …miro atras y recuerdo los buenos momentos con mi niña,los pequeños detalles y los grandes momentos,que compensaban con creces los momentos duros(que por supuesto existian)y el orgullo ahora de ver a mi hija ,feliz,super sociable y muy querida y valorada por todo el mundo por su caracter y su gran personalidad y me dijo:pues finalmente lo hice bien.
    Estoy segura que esa sera tambien tu frase.

  • 17 enero, 2014
    reply

    Me gustó mucho tu sinceridad y franqueza. Al final nunca nada es seguro y debemos apostar, aunque haya incertidumbre. Finalmente creo que un aprendizaje de la vida es que encontraremos incertidumbre y, por tanto, miedo en muchos de los pasos que demos en la vida, pero eso no puede detenernos, ni tampoco los cambios, los fracasos… como bien dices debemos continuar, levantarnos y seguir andando y construyendo.
    Saludos!

  • 17 enero, 2014
    reply

    Muchas veces es como dices: se agradece que no tengas tiempo de parar a reflexionar, porque te derrumbarias. La vida te obliga a seguir caminado y lo haces, no queda otra. Pero entiendo que pese a seguir caminando, el hecho de verte obligada a cambiar el rumbo establecido te hace sentirte muy perdida.

    Quedate con todo lo bueno que has ganado y recupera poco a poco todo lo bueno que has “perdido”. Lo malo lo dejas atrás, arrinconado en ese lugar al que estas segura que no volverás más

    Por cierto, nos vemos con Alvaro en Marzo. Muchisimas ganas de desvirtualizar y conoceros a ti y a Marta de mamasmolonas. Alli nos vemos

  • 17 enero, 2014
    reply

    Pelos de punta Marteta… Cómo te entiendo! Yo también estoy deseando que llegue el finde del curso, va a ser genial! Besazo

  • Berta
    17 enero, 2014
    reply

    Yo, me sentí igual hace ya un tiempo, seis años más o menos. Sufría por la repercusión de mis decisiones en mis hijos, unos pequeños aún y otros dos adolescentes, pero me sentía absolutamente asfixiada, no podía permanecer atada a una persona de la que cada vez me sentía más lejos.
    Aprendí que en los momentos difíciles, aparecen personas maravilosas que te escuchan y te ayudan y no nos debe dar miedo abrirnos.
    Salí adelante y actualmente he rehecho mi vida junto a una persona maravillosa, con la que comparto a parte de un amor infinito, montones de sueños y proyectos, una persona que me ha aceptado a mi y a mis cinco hijos y además hemos tenido dos en común.
    Ya ves una súper familia numerosa!!!
    si de una cosa estoy convencida, es que se sale adelante, cuando se cierra una puerta se abre una ventana …… imagínate, yo me veía sóla con mis niños, no pensé ni por un momento en la psosibilidad de rehacer mi vida en pareja.
    Ánimo!!! y mucha fuerza para seguir luchando

  • 17 enero, 2014
    reply

    No me he encontrado en esta situación, pero si en otras y no nos queda otra que seguir adelante.
    Yo también voy al curso de Alvaro, allí nos veremos.

  • 17 enero, 2014
    reply

    Me ha conmovido tu franqueza… Desde que soy madre, todas lo sentimos, supongo, las vivencias son taaan a flor de piel. Piensas en ellos tanto, en lo que le pueden afectar las cosas… Pero, claro, hay que mirar la vida de frente.. Y no podemos meter en burbujas a nuestros peques. Mucho, mucho ánimo y piensa.. se hace camino al andar. Besos

  • 17 enero, 2014
    reply

    Marta, mucho ánimo. Me ha encantado el texto. Sincero y que ahonda en lo más profundo de tus sentimientos. Un abrazo.

  • Anabel
    18 enero, 2014
    reply

    Pues 10 años después de algo parecido ya tengo el rumbo bien marcado…(no te preocupes no hay q esperar tanto, un pocos años antes ya hice la hoja de ruta) !!!!Somos unas Diosas siguiendo nuestro destino!!!!

  • 18 enero, 2014
    reply

    Seguir hacia adelante es siempre la mejor opción, porque también es la única. Lo difícil es encontrar las fuerzas para avanzar cada día y vivirlo como se merece, como un día que no volverá y que hay que exprimir al máximo…porque nunca sabes qué encontrarás a la vuelta de la esquina. Si no tuvieras miedo, si no hubiera días malos, si no dudaras de lo buena que eres como madre, si no te agobiaras de vez en cuando sólo de pensar todo lo que te echas a la espalda serías una diosa. Y aunque se nos presione para serlo practicamente a diario, hay que reconocer que sólo podemos llegar a supermamás y sólo en los días buenos (que son la mayoría). Un beso y mucho ánimo.

  • 19 enero, 2014
    reply

    Pues no sabes cómo te comprendo, yo me separé cuando mi peque tenía dos añitos, y buffff….a día de hoy (hace casi un año) creo que es lo mejor que pude hacer… Ha sido muy muy muy duro, no te lo voy a negar, pero no por las circunstancias, sino por la sensación de vértigo que te invade de repente, a traición, en muchos momentos… Pero, también proclamo, orgullosa, que ha sido la época más productiva de mi vida, he superado todos, absolutamente todos mis límites, mis miedos, y mis debilidades, he experimentado un crecimiento personal y espiritual brutal, y he creado una conexión y complicidad alucinantes con mi hija. Te mando muchísima fuerza y un abrazo para cuando el vértigo te asalte a traición 😉

  • Jan
    19 enero, 2014
    reply

    Escribir en primera persona lo que se leía en tus posts desde ya hace mucho tiempo, es un gran trabajo personal, y lo que sabremos transmitir a nuestros hijos y a nuestro entorno. Gracias por compartir la sinceridad y el aprendizaje. Una gran enseñanza. Un abrazo.

  • 19 enero, 2014
    reply

    Qué bonito post, sincero… y me gusta que lo hayas ilustrado con una de mis fotos.
    Yo viví el proceso hace 3 años, cuando Nanook tenía 1 año y medio. No te puedo describir lo difícil que fue, el vacío que sentí porque el primer año no me había separado de él ni un solo día. De repente los días venían organizados, los fines de semana establecidos… Me costó mucho aceptarlo, organizarme. Pero ahora, he conseguido no sentirme mal cuando no estoy con él, organizar mi agenda en función de mi tiempo en Galicia a su lado, y el resto del tiempo viajo, trabajo y trato de coger fuerzas para nuestro tiempo compartido.
    Y no sabes lo mal que lo pasé en el curso que vino Marta y Nil! Era el primero que hacía para familias y no estaba Nanook. Tantos niños correteando a mi alrededor, lo pasé fatal. Este año llevaré a Nanook al Inspira, a este curso de St Llorenç no le bajaré. Pero como siempre, me llevaré al Sr. Reno.
    Un abrazo.

  • Eva
    19 enero, 2014
    reply

    Nunca he escrito nada por aquí, te sigo por el face y por tu blog.
    Mucho ánimo, al final no se sabe muy bien como se sale de todo. No te me hundas (por lo menos no mucho) que eres mi guía!

  • 20 enero, 2014
    reply

    Hola! Hacía mucho que no pasaba por acá. Dejame decirte cuanto te entiendo.
    Yo soy mamá soltera. Cuando mi ex supo de mi embarazo decidió no hacerse cargo y yo seguí sola poniendome la situación al hombro. No fue dificil, sobre todo cuando llegó mi hija. Pero se puede. Hay días en los que caigo pero ahí esta ella para recordarme una y otra vez, que no me equivoque y para darme fuerzas para seguir adelante.
    Te mando un abrazo fuerte y calido!

    Carla.

  • 21 enero, 2014
    reply

    Epa!!! me gusto tu post… y aunque no estoy separada, reconozco ese sentiemiento y te admiro, por que mi madre vivio eso justamente conmigo, me parece que uno planea una vida como de cuento y no nos enseñan a vivir en la realidad, pero bueno, te mando un abrazo grande y admiro mucho tu blog, me encanta! tambien soy mamá y diseñadora!!!
    Animo Guapa y desde México recibe un fuerte abrazo!
    MON

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies