Deco

Sentirse en casa: mis tips para el comedor

El comedor es una de mis estancias preferidas en casa. Como soy freelance, representa la antítesis a mi despacho. Parece una tontería pero cada vez que cruzo la puerta y me siento en el sofá, en mi cabeza se produce un click y sé que ha llegado el momento de relajarme. Por eso, intento cuidar mucho cada detalle. Estos últimos días además, en los que he estado sin Lucía, me he esforzado un poquito más en cada detalle para sentirme en casa.

Lo cierto es que sentía algo de miedo a estar sola. Más que sola, sin ella.

Desde que nos mudamos, nunca nos habíamos separado tantos días. Y por lo tanto, no había estado en nuestra nueva casa sin ella (más que un fin de semana).

Pero la verdad es que creo que a medida que mi hija se hace mayor, las separaciones son algo más llevaderas. Y, como siempre, tenemos dos opciones ante los momentos difíciles: intentarlos vivir de la mejor forma posible o hacer un drama. Y la primera opción habitualmente es la mejor. Para todos.

Mis tips para sentirnos en casa en el comedor

Como os he dicho en alguna ocasión, sentirnos a gusto en nuestra propia casa es esencial. Todos necesitamos relajarnos, sentirnos refugiados de alguna forma.

1. Implícate

Este tip sirve para cualquier proyecto. En el momento en que te implicas en algo, creas una conexión especial que hace que te sientas orgulloso del proyecto, que te esfuerces más y que, por lo tanto, el resultado sea mejor. Y si, además, puedes crear algo con tus propias manos, reforzarás tu implicación con el mimo por los detalles.

2. Tómate tu tiempo para observar

A mi me gusta sentarme en el sofá y pensar qué quiero ver cuando estoy cansada, qué es lo que me relaja. Tenía claro que quería ver el mar y que no quería colores que me pusieran en guardia. Por eso, me decanté por tonos neutros, blancos y la madera natural. Otro truco (y eso ya es deformación profesional) es priorizar las líneas horizontales sobre las verticales u oblicuas. Cuando el peso de la composición es horizontal, nuestra sensación es la de estabilidad, calma, relajación.

3. Busca, busca, busca y combina sin miedo

Creo que una de las claves es combinar objetos, muebles, textiles de distintas procedencias. Por ejemplo, a mi me gusta pasear por mercadillos tipo Mercantic, pero también visitar tiendas de muebles online como Menamobel. Ahora mismo, estoy buscando una silla de comedor y lo cierto es que en esta página, he encontrado unas sillas nórdicas muy bien de precio, que estoy pensando en customizar con un dip dye en las patas con chalk paint!

4. Cuida cada detalle

El tacto de un cojín, una fantástica mesa de centro (en esta misma web hay un montón que complementarían cualquier salón perfectamente), un buen libro sobre ella… Todo cuenta cuando se trata de sentirse a gusto.

5. Sé tú mismo

Nuestra casa, nuestro comedor, nuestra cocina, tiene que decir quiénes somos sin hablar. Por eso y, aunque las modas están ahí y nadie se salva, creo que es importante no olvidarnos de quienes somos. No porque esté de moda lo nórdico, tenemos que crear casas asépticas y sin personalidad. Yo tengo una colcha roja que ha venido conmigo y con Lucía en cada piso en el que hemos vivido. Tiene un punto étnico que no sé si combina con el aspecto neutro que busco, pero no me importa. Porque esa combinación es la que hace que mi casa sea mía.

Espero que os sirvan mis tips. ¿Cuáles son los vuestros?

 

* Post en colaboración con Menamobel

You Might Also Like

No hay comentarios

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.