Inspiración

Papercraft, creatividad y zona de confort #mazdacreators

Hace unos días, estuve en un taller de origami y un workshop de la mano de Lóbulo Design en el Mazda Space, situado en el corazón del barrio del Born de Barcelona. Fue un evento súper motivador (no podía ser menos con alguien de la talla de Lóbulo). De hecho, todo lo que ocurrió esa tarde, me hizo reflexionar mucho sobre la creatividad, nuestra zona de confort y sobre nuestros objetivos profesionales en la vida.

La historia de Lóbulo

Lóbulo es un diseñador barcelonés que hace maravillas con papel y cúter. Trabaja para grandes compañías como Google o Coca-Cola y su historia empezó como la de muchos diseñadores. Estudiando, trabajando en un agencia y entrando en el molde de esa creatividad prediseñada por equipos de marketing y por directivos con corbata que poco o nada respetan el proceso creativo en muchas ocasiones. Hasta que un día, y gracias a una imagen de su trabajo que se hizo viral en Facebook, se dio cuenta de que a él lo que le haría feliz era volver al cúter y a los papeles de colores. Y que el cambio era posible. A partir de ahí, se lanzó a trabajar en un proyecto en el que él creía. Y triunfó.

Lóbulo es un ejemplo de constancia y de valentía.

Nuestra zona de confort creativa

Desde ese día, no hice más que pensar en si yo misma me había relajado y acomodado en una especie de zona de confort creativa. Es posible. En efecto, como diseñadora, más o menos tengo controlados los proyectos. En los últimos años me he ido especializando en lo que más me gustaba desde siempre (el diseño editorial) y es a lo que principalmente me dedico como diseñadora gráfica. Poco a poco, y casi sin darme cuenta, he ido conociendo más a mis clientes, entendiendo mejor los encargos que me hacen, y creándome un estilo propio. Supongo que es una evolución natural y positiva. Me he relajado, me gusta mi trabajo, lo disfruto. De ahí que no me importe echarle horas que sin duda se ven recompensadas cuando veo una obra impresa y, con distancia, siento ese orgullo de cuando ves algo tuyo publicado por primera vez.

Pero,toda esta comodidad, inevitablemente, tiene un riesgo: perder las ganas de crear algo nuevo, de innovar, de experimentar.

Equilibrio

Por suerte, y esto creo que viene innato en las personas creativas, siempre he buscado una salida a la creatividad. Por ejemplo, hace unos años abrí este blog. Luego me interesé por la fotografía. Hace poco he empezado a cocinar… Siempre hay alguna inquietud o afición por la que le doy salida a mis ganas de aprender de innovar. No tiene que ser algo necesariamente relacionado con el diseño gráfico, pero sí con la creatividad.

De todas formas, y ahí es donde voy, a veces ocurre algo que te recuerda que no debes acomodarte, que siempre hay que avanzar. Y esto es lo que me ocurrió a mi con la charla del otro día. Recordad que a veces te invade el gris, pero que siempre puedes pintar por encima de colores. Os deseo un fin de semana muy creativo 😉

You Might Also Like

No hay comentarios

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.