Maternidad y Crianza

Definición de hijo

He encontrado esta definición de hijo por la red (algunos la atribuyen a José Saramago), y me gustaría compartirla, porque ilustra muy bien el sentimiento. Aunque creo que las palabras, aunque las pronuncie otro, quedan cortas ante un hecho como la maternidad/paternidad.

Hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.
Sí, ¡es eso!
Ser padre o madre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo de perder algo tan amado.
¿Perder? ¿cómo?
No es nuestro, ¿recuerdan?
Fue apenas un “préstamo”.
Cierto, pero es un préstamo que llega a convertirse en el don más preciado que jamás llegamos a tener en el efímero tiempo que dure el empréstito.
Un préstamo por el que damos la vida, sabiendo que hay que devolverlo.
Un préstamo sin intereses pero cuyo cuidado lleva implícito ¡el más alto sacrificio y la defensa más sólida!
Cuida tu préstamo, muchos lo querrán, otros lo odiaran, ¡Sin embargo para ti no tiene precio!

Disfrutad de este día festivo con vuestros peques 😉

 

You Might Also Like

7 Comentarios

  • Reply
    amordebatmami
    9 diciembre, 2012 at 1:28

    la leí hace tiempo y me gustó. Pero sin duda me quedo con una cita que sale en el libro de Rosa Jové, La crianza feliz, “La decisión de tener un hijo es trascendental. Es aceptar por siempre que tu corazón ande vagando fuera de tu cuerpo. E. Stone”

  • Reply
    Carlos
    5 enero, 2013 at 14:19

    Bonitas palabras, pero Saramago JAMAS escribió este texto. Confirmado por su viuda. Además Saramago era ATEO…

  • Reply
    paola
    18 enero, 2013 at 20:32

    entonces de donde salio el texto?

  • Reply
    blue moon
    4 febrero, 2013 at 23:27

    Que tal? Sabes de cual libro de Saramago fue sacado este fragmento?

  • Reply
    Javier Mández
    26 noviembre, 2016 at 21:37

    Salta a la vista que un texto tan predecible nunca hubiera sido fruto de la pluma de un consumado ateo como don José Saramago, pues abunda en lugares comunes en los que menciona reiteradamente a un dios en el que no creía, pero llega de manera efectiva a la gente de sensibilidad fácil y poca lectura. Por mi parte nunca se lo leeré a mis hijos.

    • Reply
      Marta
      3 diciembre, 2016 at 10:46

      Gracias por tu aportación Javier, he actualizado el texto dejando en duda su autoría. Sobre la sensibilidad, creo que es algo muy subjetivo, y debemos un respeto a quién se sienta identificado con estas palabras. Igual que hay que respetar a quién no lo sienta así. Saludos, Marta

    Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies